9 de abril de 2007

ACROBACIAS Y DIPLOMACIAS


Llegó Moratinos a Cuba y mandó parar. En las Antillas, parar significa además ‘ponerse de pie’, o incluso, en el habla popular viene a significar ‘llegar a la erección’. La carrera inmaculada del diplomático Moratinos nos ayuda a comprender que su parar en Cuba fue ponerse de pie por respeto nomás.

Las dictaduras largas, aunque son dictaduras, son igualmente honorables en relaciones internacionales, y los manuales de diplomacia no impiden que un canciller español haga bromas con su homólogo cubano sobre las papas arrugás de los abuelos canarios, o la posibilidad de que puedan existir presos políticos: tras 48 años de tiranía hay sospechas de que existan presos por causas políticas, de opinión, incluso hay indicios de que existen cubanos exiliados, fusilados, periodistas encarcelados y torturados.


Para esquivar estos temas hay ciertas acrobacias y escorzos diplomáticos. Pero nada de esto afeó la pulcra conducta del acróbata Curro Moratinos en Cuba.

Y sin embargo, apenas unos días después, El País nos sorprende con este titular: Cuba prohíbe la entrada a Javier Sardá por criticar a Fidel Castro en 'Crónicas Marcianas'

Y dentro de la noticia, leo:

La Embajada de Cuba en España ha denegado el visado a Javier Sardá para viajar a la isla, por las críticas que hizo contra el régimen castrista desde el programa Crónicas marcianas, según ha informado hoy Telecinco en un comunicado. Sardá está viajando por todo el mundo en busca de imágenes para su nuevo programa Duti fri.”

Desconocemos si Sardá pidió también visado para Carmen de Mairena o para la Pantoja de Puertorro. Sardá sabe más de acrobacias (televisivas) que de diplomacias. Pero quizá ahora Sardá ayude a abrir los ojos, si no lo han hecho antes, a muchas gentes incluido el risueño Moratinos, del que se podría decir de forma diplomática, que se la han metido doblada. La espada, se entiende.

-o-

Raúl Rivero, siempre interesante y preciso. Y humano, a pesar de las cicatrices.

No hay comentarios: