4 de junio de 2007

EXCUSAS MÁS PERIODISMO

Poco a poco mi blog se va convirtiendo en una excusa para hablar de Cuba. Qué me gusta a mí el tema. Ahora la excusa es periodística, un (pre) texto que sirva para hablar del Nuevo Periodismo a la cubana, una vuelta de tuerca en 2007 a lo que Tom Wolfe llamó "marxismo rococó". Que todavía queda.

Informa The Miami Herald, la edición hermana en inglés de El Nuevo Herald, de que la
corresponsal de AP Anita Snow vivirá con cartilla de racionamiento durante un mes para comprender dificultades que pasan los cubanos en su vida diaria. Con su libretilla de la cuota, como la conocen popularmente en Cuba, la Revolución tendrá una excepcional ocasión para manifestar a los países capitalistas sus grandes logros en materia alimenticia y social, que han sido silenciados automáticamente durante casi 50 años de ¿revolución?

Fotografía de Corbis (cubanet.org)

El blog de Anita Snow, alojado en el servidor de Associated Press, habla durante los primeros días de la adaptación al sitema cubano. La autora confiesa que ha estado acostumbrada a pagar en dólares y nunca ha vivido realmente como un cubano, a pesar de que lleva ya un tiempo allí y goza de bastantes amistades en La Habana. ¿Podrá sobrevivir la corresponsal norteamericana con las cantidades que marca la libreta? Por ahora, el experimento ha levantado una peculiar expectación informativa en Miami. La edición de El Nuevo Herald, en español, lo analiza desde distintas perspectivas, con ironía y cubaneo en muchos casos, como sucede en los blogs: Anita Snow compra boniatos titulaba Juan Armengol en su bitácora.

Parece que Anita Snow quiere cambiar su nombre por el de Anita Snob: los ricos, como afirma Roncagliolo, quiere vivir como pobres cuando viajan. Puro esnobismo turístico para luego contar a los amigos la dureza del bloqueo-embargo-cuento.

Personalmente seguiré los posts -¡qué mal suena ese anglicismo!- de doña Anita, para saber en profundidad a qué corresponde esa empatía, si es periodística puramente o guarda alguna relación con ese nuevo status posmoderno que se logra por la perfección diametral del abdomen humano.

Pero la reflexión más interesante está en el idioma elegido: el inglés. La comunidad cubana de la Florida conoce de la voz de muchos cubanos, abuelos, hijos y nietos, las precariedades de una vida en escasez. Por esa razón tantos emigraron, particularmente durante el denominado Período especial. Estas experiencias van a ser contadas en inglés, en tiempo presente, un tiempo verbal complementado con el presente histórico de penurias y sufrimientos cotidianos revolucionarios. La Historia absuelve pero no quita el hambre de muchos, ni resta necesidades culturales fuera de lo marcado. Para eso están las bolsas negras, los abuelos asturianos para convencer a los turistas gallegos y los pesos convertibles de las noches P.M.

La memoria del subdesarrollo entronca una pelicula cubana de 1962 con el concepto que el profesor Díaz-Nosty aplicaba para Andalucía actual: "La consecución de un nivel de vida más elevado, tal vez por ausencia de una cultura previa de riqueza, genera una paradójica visión estática del progreso y un sentimiento de conservación autocomplaciente".

¿Autocomplacencia? Cada régimen tiene su manera "articular" los medios de comunicación públicos, mandan los valores de preagenda, a jierro en las escaletas. Meros grados de propaganda.

- o -

Cada país tiene sus mitos, pero los mitos de la cultura política de la República Dominicana representan los de Latinoamérica.

- o -

El Primer Manifiesto Plástico del Tercer Mundo, un lienzo de Wilfredo Lam. ¿Cuál es la separación entre propaganda y arte? El premoderno arte colonial vs. el arte posmoderno de raigambre afrocubana. Toca releer a Carpentier y volver a pasear por Trocadero y Prado

No hay comentarios: