15 de julio de 2007

DE

Ha fallecido Polanco (q.e.p.d), uno de los hombres más poderosos e influyentes de España. Hay algo que no cuadra. Si su nombre es 'Jesús de Polanco', ¿cómo es que su hijo se llama Ignacio Polanco a secas? ¿Dónde se perdió la preposición?

La presunción aristocrática del nombre compuesto, "de Polanco", va más allá de la ironía de Jesús del Gran Poder. Un hombre tan poderoso, tan relevante socialmente, tenía ganada la preposición a los ojos de sus seguidores -unos dicen polanquerío o polanquismo según su grado de inquina-, y sin embargo, la preposición no es heredable en términos patrimoniales. El "de" parece una señal de puro carisma weberiano, la atribución psicológica que reconoce la elevada dignidad y personalidad del líder empresarial.


El País le dedica un especial, muy interesante, con opiniones de los periodistas más significativos de Prisa. Elmundo.es ofrece en la red el mismo obituario que en papel, pero quizá sean más interesantes otras columnas como la de Martín Prieto.


Unos lo veneran, otros lo critican con denuedo. Probablemente la importancia de una figura (histórica) como la de Polanco se pueda medir por muchos parámetros, por sus logros, por sus ganancias, por sus enemigos. Fue un ejemplo ibérico del hombre hecho a sí mismo, un self made man en la visión americana de 'el sueño'.

Pero nunca supimos quién era de verdad ese personaje, ni qué persona se escondía tras ese aspecto serio y rijoso. Jesús Quintero nunca lo entrevistó, y ahora esa conversación es pura ucronía.

Los silencios de Quintero no gustan a los poderosos. Tampoco a la nueva RTVE que se llena la boca de compromiso social y luego emite los partidos de David Beckham a las tres de la mañana y los repone al día siguiente.

- o -

Estalinismo y figura hasta la sepultura. A ver quién le hace cambiar de opinión después de 48 con la misma canción. ¿Querrá datos? 318 presos políticos, 35 de ellos, muy enfermos. Se le va a acabar la diversión.

2 comentarios:

Sursum corda! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sursum corda! dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.