4 de julio de 2007

HIDALGUÍA CINEMATOGRÁFICA

S. XVI. Los hidalgos estaban exentos de pagar impuestos, pero para conservar su título de aristócratas tenían que reunir dos condiciones: no trabajar y ser ricos. Así que muchos hidalgos fingían que tenían un gran patrimonio aunque vivieran en la mayor de las pobrezas, a fin de conservar su condición de nobles y no verse obligados a pagar impuestos.
(Ramón Alonso. El Lazarillo de Tormes. Edición comentada, 2005)

S. XXI. Los cineastas tienen acceso a un mar de subvenciones, pero para conservar sus subvenciones tienen que reunir dos condiciones: no tener apenas espectadores y presumir de artistas. Así que muchos cineastas tienen que fingir su gran talento (siempre acompañado de una profunda preocupación social) aunque las películas fueran soporíferas, a fin de conservar su condición de subvencionables (son gentes de la cultura) y no verse obligados a enfrentarse al mercado.

Cómo hemos cambiado. Presuntos Implicados.

No hay comentarios: