3 de julio de 2007

LA SOCIEDAD SOY YO

Les suena. El estado soy yo, L'État c'est moi. Esta frase apócrifa es atribuída a Luis XIV, el Rey Sol, aunque realmente es difícilmente comprobable. Los planes de estudios, cuando existían antes de la Logse, la incluían para explicar directamente el Absolutismo europeo. Por entonces no se llevaba el periodismo de declaraciones que hoy impera en los medios audiovisuales, así que es difícilmente comprobable.

Hoy en día esa función de fijar las palabras apócrifas, y darles (falsa) credibilidad, está en internet: aparecen de forma periódica los llamados hoax, que viene a ser un bulo en formato electrónico, transmitido generalmente por email. ETA y los móviles-bomba, es el último que he recibido: asusta hasta que uno distingue un membrete de agricultura. La función de bulo, o de leyenda urbana -¿es que no hay leyendas rurales?-, se complementan con los confidenciales de pasillo, versión electrónica de los mentideros sectoriales, sobre todo política y afluentes.

Impagable. José Luis y su guitarra, al 100%.

Hoy ha sido un día de guitarra y mechero en ristre. Vamos, todos juntos en el estribillo. La tribuna de oradores da muchos titulares. Zapatero explica sus proyectos no sólo a los diputados sino a la sociedad, siempre se dirige a los ciudadanos, todo lo hace por ellos, siempre está pendiente de ellos, el ciudadanismo le puede. Tanto es así que le habla a cada ciudadano mirándole a los ojos.

Ése es el esquema: siempre todo lo que hace, lo hace por nuestro bien. No importan los medios, su pacto es con los ciudadanos, como si la naturaleza de la leyes o la coacción que realiza el Estado en los impuestos no existiera. Tó'es güeno, porque lo hace por nuestro bien, siempre se pone en nuestro lugar.

Y cuando se equivoca, no se equivoca, sino que le pide perdón a los ciudadanos por lo que ha dicho la oposición. Ésa es la función de María Teresa F.d.l.V. Esta es la coraza del ciudadanismo que predica implícitamente el Presidente Zapatero. Philip Pettit, entrevistado en El Mundo, es el precursor de esta teoría que ha disfrutado de su momento de gloria con el episodio de los '80 céntimos' que el presidente Rodríguez en el programa 'Tengo una pregunta para usted'. Él siempre cercano a los ciudadanos, mientras hace manitas bajo la mesa con los emisarios etarras.

Así pues el concepto de representatividad se podría decir que ha evolucionado desde "El estado soy yo" hasta "La sociedad soy yo", es decir, que el presidente habla en primera persona del plural como representante de toda, digo bien, TODA LA SOCIEDAD. Ha llegado a conocer tan bien a los ciudadanos y sus gustos por el café de máquina, que es capar de inventar un nuevo uso del lenguaje, el plural social, más allá del plural mayestático y de todo lo inventado antes.

El Señor Presidente, representante de un gobierno, de un estado y de una sociedad, utiliza el yo-sociedad para engatusar a las masas. Algunos lo llaman adanismo.

Esta tendencia es maravillosamente copiada por cienes y cienes de políticos de todas las calañas, orígenes, ideologías, proyectos y mangancias. Siempre buscan nuestro bien.

- Coño, a ver si me termináis de asfaltar la calle.

- o -

Y hoy el Presidente Rodríguez, vamos señora que lo estamos regalando, ha decidido que las familias que tengan un hijo, que me lo quitan de la manos, van a recibir 2.500 leuros cada una.

No confirmó si las tentativas de fecundación también serán patrocinadas por el gobierno.

- o -

"¡Y mira que han dicho cosas!”, exclamó el Presidente Zapatero cuando ETA rompió la tregua y le quitó el sueño.

- "So papafrita", como Antonio Burgos en su artículo. Eso es propiedad léxica, el vocablo justo, un papafrita.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Jajajajajajajaj