27 de agosto de 2007

ETA VUELVE AL ASESINATO TRAS FRACASAR CON EL CHANTAJE DE LA «TREGUA»

Hace 15 años de este titular de ABC. ETA había asesinado a dos guardias civiles en el parking de unos grandes almacenes en Oyarzun. Uno era de Alfacar (Granada) y otro de Pontevedra. Tenían 25 y 23 años. El Guardia de Alfacar tenía un chiquillo de un año. Fueron fáciles de localizar: un Renault 19 de color azul marino con matrícula de Granada es una presa sencilla para "el pistolero etarra de pelo rubio rizado, barba y vestido con un chándal negro; disparó contra los agentes, que se encontraban en el interior del vehículo, alcanzándoles en el cuello". Qué valiente es disparar a traición.


La entradilla y el primer párrafo informan de los datos del asesinato. Hartazgo y el hastío por otras dos muertes para la estadística. A veces la objetividad parece un frío relato propio del formulismo administrativo.

Luego vienen las declaraciones. Las interpretaciones políticas funcionan como la maquinaria ineluctable de un asesinato sin adjetivos.

Párrafo 2º. Horas antes de la muerte de los guardias, Arzalluz, entonces presidente del PNV, declaraba que "ETA no actúa porque no quiere, no porque no pueda". Hacía cálculos sobre la tregua con el gobierno de Felipe González entonces.


Párrafo 3º. Mayor Oreja (PP) señaló que la valoración política del atentado "debe venir de aquellos que han estado alimentando la trascendencia histórica de una supuesta tregua de ETA".


Párrafo 4º. HB "lamenta" las "consecuencias mortales" de la acción terrorista (ekintza). La mesa nazional de este partido proscrito ofreció un comunicado en el que se lamentó "podía haber sido evitado si el gobierno de Madrid hubiera tenido la más mínima sensibilidad y receptividad ante el ofrecimiento de ETA".


Cualquier parecido entre 1992 y 2007 es una pequeña victoria de los argumentos terroristas sobre la razón y la libertad. Las víctimas, un muchacho de Alfacar que no conoció a su hijo y un chiquillo gallego de 23 años, fueron dos vidas segadas que se dejaron ir por el sumidero de un breve.


Más: en la página 19 se desarrolla la noticia en profundidad, con una infografía incorporada.


Han pasado 15 años, o quizá 20, 30 o 40 y parece que seguimos en el mismo punto de virginidad interpretativa. Los asesinatos no son políticos porque lo quieran los asesinos, sino porque las contribuciones posteriores lo reconducen a ese destino: en ese camino discurre el discreto éxito de los periodistas, ese step-by-step de logros cotidianos, de infundir un poco más de miedo cada día y ramificar su léxico envenado en las redacciones españolas y extranjeras.

Relean el titular de ABC: ETA vuelve al asesinato tras fracasar con el chantaje de la «tregua». Suena actual y cercano, por desgracia.

La torpeza humana existirá ad infinitum. ETA no. Pero mientras preparaba una nueva masacre en la provincia de Castellón... cómo le gustaría ensangrentar Marina d'Or para potenciar los simbolismos con su maoísmo asesino.

- o -

Un poema desde Buenos Aires, suavemente porteño. Para todo lo demás, la 2x4.

No hay comentarios: