17 de septiembre de 2007

PASIÓN INSACIABLE

"Pues el periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad.

Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida.

Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso.

Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir solo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente".

Así habla del "mejor oficio del mundo" un genio de genio y figura. Ahorita cumplió 80 años el Gabo y mientras su mundo (o universo) real maravilloso sigue perdurando negro sobre blanco. Su magia revolvió la selva verde de Eustasio Rivera y la Costaguana caribeña para hacerse universal, tanto como la desesperanza cínica y tropical de su discurso ante la Academia sueca.

"Este es, amigos, el tamaño de nuestra soledad".

Más allá de la literatura, fuera del terreno de la razón, están las imposturas del pensamiento mágico; en el fondo, también nos gusta ser cartesianos a veces, aunque sea para las quejas no más.

- o -

La videopropaganda llega al internet, un artículo destacable de Francisco Javier Paniagua en la revista Chasqui, que ha sido, por cierto, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, lo que nos privó a algunos de ser sus alumnos. La política paga mejor que la universidad.

No hay comentarios: