31 de octubre de 2007

40% DE BOTOX

Perdonen la grafía equivocada. O no. En todo caso, esta es una ironía de Jorge Lanata, que he robado alevosamente de la tertulia latinoamericana de la Cadena Ser. Suelta un titular mientras guiña a Boris Izaguirre e incita a morderse la risa:

- Tengo un titular perfecto... 40 por ciento de botox...


Qué suave maldad para la nueva presidenta in pectore. En la entrevista primera tras la elección, la cámara no disimula que el cuello de la ungida no ha sido visitado por el bótox. Horror.

El pasado domingo, justo el día de las elecciones, el programa de RTVE 'en Portada' incluía opiniones de Jorge Lanata en el reportaje "Argentina, marca K", donde esboza un perfil nebuloso de la nueva presidenta. Ella apenas ha concedido entrevistas en la campaña electoral, tampoco ha habido un debate entre las distintas candidaturas.

Lanata es suspicaz y crítico, no ofrece las concesiones del "periodismo felpudo": ha denunciado las maniobras de Néstor Kirchner en la zona turística de El Calafate, al sur de la Argentina. Desaprueba sin ambages ciertas prácticas del oficialismo-kichnerismo. Además prepara el lanzamiento de un nuevo diario que llevará por nombre 'Crítica'.

Al lunes siguiente a los comicios, el prestigioso periodista Joaquín Morales Solá ha entrevistado por primera vez tras los comicios a la ganadora apenas horas después de la proclamación oficial de los resultados. La entrevista es jugosa, más aún cuando la recién elegida goza de ese status próximo de poder con olor a nuevo y se da abiertamente al entrevistador, con cercanía, con el mismo regusto del triunfo como una actriz (o un actor) de Hollywood que baja las escaleras a recoger el Óscar, ínterin de fascinación.

Y sin embargo Borges, el palabrista (306), suavizaría los ardores electorales porteños: "Lo malo es que en la Argentina, ganamos todas las guerras y perdimos todas las elecciones".

El temperamento de Fernández refleja una cierta impulsividad -algunos la han señalado como bipolar-. No le gusta que los medios hagan oposición y diagnostica los problemas que existen entre la política y los medios cuando éstos se muestran altamente críticos. Tiene un gran afán internacional, ha mencionado varias veces a España, incluso a llamado al presidente del gobierno "González Zapatero", lo cual parece casi tanto un sarcasmo como un lapsus linguae. ¿Y sobre la economía? No parece tener mucho sentido y sensibilidad a la manera de Rodríguez-Braun, sino que declara su ideas socialdemócratas de manera heterodoxa, a la vez que piropea la política económica de su cónyuge (como presidente, se entiende).



Nota aclaratoria: La ex ministra del gobierno Néstor Kirchner, Felisa Miceli, renunció a su cargo el pasado mes de julio después de que fuera revelado el hallazgo de una bolsa de papel con 210.000 dólares en el cuarto de baño de su despacho.

Doña Cristina se declara justicialista, que viene a ser lo mismo que peronista, o incluso pejotismo tal y como ha sido conceptuado de forma conjunta; los medios la llaman oficialista porque en el fondo Fernández ha sido "reelegida" por la vía conyugal, aunque realmente el partido radical que podría ser considerado como la oposición la ha apoyado en las provincias.

No se preocupen si no entienden este lío: Enrique Pinti lo explica perfectamente. No hay lugar a dudas.

- o -

Mientras tanto, escuchá La 2x4, la radio de Tango de Buenos Aires. Merece la pena.

No hay comentarios: