12 de junio de 2008

ETA & FRIENDS

Hoy publica El Mundo un reportaje sobre la relación entre ETA y las FARC, con el testimonio de un ex-guerrillero de las FARC, alias 'Camilo': 'Dos miembros de ETA nos enseñaron a montar bombas con móviles'. Algunas declaraciones de alias 'Camilo':



- [En ETA] "
Tienen un vínculo de negocio con las FARC: ellos dan formaciones en explosivos y las FARC les pagan".

- "El antiguo subversivo afirma que la colaboración se extiende al área financiera, puesto que ETA les ayuda en España a recibir cargamentos de cocaína y dinero del narcotráfico."

-"Nos enseñaron a manejar el C-4, un explosivo que en Venezuela se consigue porque lo emplean en los trabajos petroleros. La ventaja es que ya no necesitamos utilizar 100 kilos de dinamita sino cinco de C-4. Ahorramos esfuerzos y lo camuflamos mejor. Cuando terminamos el taller, me sentía en capacidad de montar una bomba".

- Les ponía ejemplos de atentados, como las bombas de Londres, pero nunca mencionaron el del 11-M.


El domingo pasado era el mismo diario, testarudo en sus investigaciones periodísticas, quien afirmaba: "ETA se infiltra en el movimiento bolivariano de Hugo Chávez". La maraña de asociaciones con nombres rimbombantes (CCB-CBP-CSB) señala además a las FARC y a Askapena, representada por un ex-dirigente de KAS.

Hay más: "El Instituto de Tierras del Gobierno venezolano, un refugio de pistoleros". Lo dirige
Goizeder Odriozola, venezolana hija de vascos, que es esposa de Arturo Cubillas, un terrorista experto en explosivos que se dedica a hacer proselitismo de la banda criminal en Venezuela. Acompaña a Odriozola como vicedirectora y cargo de confianza en el Instituto de Tierras (Inti) Asún Arana, viuda del asesino etarra Argala. Tanto Arana como Cubillas fueron deportados a Venezuela desde Argelia, tras las negociaciones entre el gobierno y la banda terrorista.

Odriozola fue nombrada en un reportaje de 2001 en el reportaje Comiendo en casa del enemigo, publicado por El Mundo en 2001 sobre el restaurante Pakea en un cerro cercano a Caracas, regido por un refugiado etarra llegado al país en 1980. Cuenta en ese reportaje Jorge Olabarría, ex ministro y escritor: "Yo recibí una amenaza de muerte en noviembre en mi correo electrónico porque escribí unos artículos críticos con el origen de la raza y la cultura vascas que los etarras consideraron ofensivos"; "Los vascos habían sido discretos hasta que dejaron de serlo amparados por la política de Chávez de proteger terroristas".

La revolución agraria, de inspiración comunista cubana, es un "refugio de pistoleros":
- Aldana Barrena, acusado de 7 asesinatos.
- Barrutiabengoa Zabarte, acusado de 10 asesinatos, dos de ellos frustrados.
- San Sebastián Aguirre, acusado de 2 asesinatos.
- Olalde Quintela, acusado de 4 asesinatos.
- Ayestarán Legorburu, acusado de 3 asesinatos.

Entre dos y cuatro de estos etarras sanguinarios mencionados, según El Mundo, trabajan para el INTI. Las autoridades venezolanas no responden sobre ellos, sólo hay silencio administrativo en el terreno abonado por la verborrea internacionalista de Chávez. A varios de ellos, el gobierno de Chávez estuvo a punto de conceder la nacionalidad venezolana, según la información que cita a ABC.

Además, las autoridades de Caracas decidieron conceder una indemnización de más de 325.000 euros (1.091.000 bolívares fuertes) a otros dos etarras, Sebastián Etxaniz y Juan Víctor Galarza, por haber sido entregados a España en 2002, cuando residían 'legalmente' en ese país suramericano.

Estos asuntos terroristas son peregrinos para el público medio venezolano. La distancia es un factor justificador para el terrorismo, que se percibe con la miopía de los kilómetros como una causa más o menos respetable. Como si los 800 muertos de ETA parecieran menos en la distancia.

El Universal de Caracas señala una información de ABC sobre la protección de los etarras establecidos en Venezuela. Pero en Venezuela esta información es secundaria, allí tienen otros problemas: los más pobres del país soportan un 35'9% de inflación y el gobierno chavista se ve obligado a derogar -"provisionalmente", dice- la ley de inteligencia, para que los sapos no sapeen más, esto es, para que los chivatos de barrio se estén callados.


¿No se entiende mejor el "Por qué no te callas" que Chávez provocó al Rey para mayor regocijo del conglomerado antimonárquico? El fin de ETA será proclamar a pachas la Tercera República en España, de la misma manera que se apuntó un tanto falsamente democrático al matar a Carrero Blanco, interpretado con flacidez mental como un paso hacia la democracia". Ya lo confirmará Gara.

- o -

Podríamos preguntar qué sabe de estos asuntos al señor Verstrynge, asesor periférico de Chávez en asuntos militares y otras estrategias nacidas de su sabiduría.

No hay comentarios: