27 de diciembre de 2008

BIENVENIDOS AL CAPITALISMO

Como estoy tieso, y no puedo ir al Caribe por Navidad, pues habitalmente leo alguna de los portales informativos del Caribe hispanohablante, aguaitando un nuevo viaje que me lleve al otro lado del charco. Lo mismo me da que sea de Quisqueya, boricua o que cubanee en el exilio, me gusta ese arco de palabras tropicales cuya hermandad hostosiana -nada que ver con Jaime Hostos- aún queda lejos.


Por casualidad entro en terrenodepelota.com, una web en español dedicada al béisbol. En cierto modo, los caribeños son al béisbol lo que los brasileños al fútbol. Que me perdonen mis amigos argentinos, cheeee. Una nota informa de que los beisbolistas cubanos Yasser Gómez y Yadel Martí han alcanzado las costas americanas: “Uno de sus familiares me dijo que ya el gobierno no lo iba a molestar más, y que si lo hacía, iba a tener que viajar 90 millas”, cuenta el periodista.

La noticia acaba con un poco de background acerca del último pelotero cubano emigrado a Grandes Ligas, Dayán Viciedo, que salió de la isla con 19 años el pasado mes de junio. Antes fue Alexei Ramírez. Y José Contreras. Y Yunel Escobar. Y Yuniesky Betancourt. Y Kendry Morales, del que hablaré más abajo. Así, la generación Y se escapó poco a poco.

Pero ahí no acaba la noticia. Un leve background deja lugar a un par de guiones — que muestran la siguiente frase publicitaria:

"El agente norteamericano Joe Kehoskie (joe@jkbaseball.com) está interesado en contactarse con los peloteros para posibles contratos".

Pisan la tierra gringa y ya tienen un agente que les ofrece contratos deportivos. Cuánto quieres cobrar, qué te hace falta. Es una historia repetida tantas veces, y se seguirá repitiendo miles de veces.

En los enlaces de la derecha, aparece una noticia del gran Kendry Morales, que es la estrella de las estrellas, en la liga de Quisqueya. Jonronero puro, completa carreras y batea con gran profesionalidad, es un diamante en bruto que ya pasó por Grandes Ligas. Se fue de Cuba en junio de 2004 tras ocho intentos. Otros peloteros han dejado la isla tras ver la película documental Balseros, en ese mismo año 2004.

Las balsas cubanas tienen nuevas rutas, pero es la libertad lo más importante. Está a 90 millas, como la película homónima, que cuenta con la participación de Miliki -qué curioso- en la que hace el papel del doble emigrado, tan gallego, tan cubano... tan hispano.


¿Y por qué emigran las estrellas deportivas cubanas? En vuestro lugar, yo no habría dejado Cuba para ganar 10 millones de dólares al año, porque, entre ganar 10 millones de dólares y vivir con la cartilla de racionamiento de la familia, elijo esto último. No todo en la vida es dinero, poder leer a Lenin, leer los discursos de Esteban (dido), ya tú sabes, Felipe, el balbas... coño shiiiíco, el Coma-andante.

(Os ahorro el discursillo de los logros de la Revolución,que hay otros países peor, que si el bloqueo y la sanidad, la batalla de las ideas y otros coñazos comunistas, valga la rebuznancia, digo redundancia).

Pues eso, aseres, bienvenidos al capitalismo, ahora sóis hombres libres, adiós a los hombres nuevos. Veréis que bien se está cuando se está bien, cuando la malanga deja de estar dura. Y por cierto, ¡VIVA CUBA LIBRE!

- Coño, gaaallegoooo, ¡VIVA!

- o -

Creo que debo crear una nueva etiqueta: ver lo que uno quiere ver, aplicable anywhere. Por ejemplo: La alcaldía de Caracas empleaba a pistoleros.

El segundo párrafo de la noticia muestra la gran preocupación social del redactor: "Uno de los resultados es que un gran número, hasta ahora indeterminado, de pistoleros a sueldo podrían perder sus empleos".

Suena a coña marinera, encallada en La Guaita, caribe sur. La historia de estos pistoleros las han de contar las víctimas.

Sin embargo, este dejà vu venezolano ya tuvo lugar en otra costa, garífuna, de aquella Nicaragua nicaragüita sandinista, en el Chile de Allende y en la Cuba, aislada isla , que cumple 50 años de condena barbada.

Ya lo decía un célebre cantante: "el problema [de Venezuela] es que ha armado a sus seguidores".

- o -

Sigo escribiendo más otavía en Artículos alboloteños. No se lo perdáis.

No hay comentarios: