9 de enero de 2009

CIBERATAQUE

La columna de Arcadi Espada hace referencia hoy a Penúltimos Días, uno de los blogs cubanos -cooperativos- que mayor audiencia tienen entre cubanólogos y amantes de la isla grande. Su fundador es Ernesto Hernández-Busto, cubano exiliado en Barcelona. Precisamente en el día de hoy Penúltimos Días ha dejado de estar disponible; al acceder a su dirección, éste es el mensaje:
"Estamos trabajando para reparar los daños... ...en 72 horas volveremos a estar disponibles. Gracias por la paciencia".

Zoé Valdés, cubanóloga por cubana y por la obligación del exilio físico, que no literario, publicó a primera hora de la tarde en su blog que Penúltimos Días ha sufrido un ataque informático. Este es el email enviado por el blogmaster.

“Estimados colegas: Entre ayer y hoy Penúltimos días ha sido víctima de un ataque informático. Les anexo la explicación que me han dado en el servicio técnico del servidor. Como no creo que pueda volver a estar online en un plazo breve, les ruego avisen a los lectores que compartimos de tan incómoda situación.

Saludos y gracias,
E.”


Penúltimos Días vive de las donaciones y de la publicidad. Los medios digitales viven en la superviviencia económica, más aún dada la crisis de anunciantes actual. PD no puede regalar deuvedés o vajillas o cualquier cuchufleta como los periódicos para mantenerse en el mercado. Su labor, Sísifos diarios, es la de mantener la calidad periodística y ensayística con colaboraciones de distinta ralea y procedencia.

Probablemente la red refleje las precariedades del oficio periodístico, un poco a la manera que señaló Vila Matas respecto a los escritores en el programa "El público lee" de Canal Sur 2. Según el escritor barcelonés, el trabajo del escritor se asemeja al del agricultor, porque crea una materia prima que está sujeta a las condiciones que le ofrece un intermediario que a su vez negocia con su mercancía, mientras que la repercusión económica final del producto es mínima para el escritor.

Quizá en la labor periodística tiene un sentido similar, como nos decía en primero de carrera Teodoro León Gross: "los periodistas no son repartidores de pizzas"... pero lo parecen, ¿verdad?

Añadan a todo esto -no son quejas irredentas- que estamos en medio de una fuerte crisis económica, según me ha parecido escuchar.

En el blog de un compañero universitario leo un titular en esa línea: "Los verdaderos héroes en el periodismo son los que trabajan en las secciones locales o nacionales, donde los niveles de autocensura son muy elevados".

Lo escribe Gervasio Sánchez, en una entrevista con los lectores de El País. Este periodista que colabora en soitu.es fue premio Ortega y Gasset de periodismo en 2008 y escribe habitualmente para el Heraldo de Aragón. Leerle es reconfortante, sinceramente.

Y sin embargo, la realidad, expresada con promesas lábiles y oportunidades pequeñas barre con el periodismo. Noelia M. Estebané anunciaba en un diario granadino un saludo tan de moda: "Nos vemos en el inem".


No hay comentarios: