24 de enero de 2009

CRÍMENES EN MEXICO

Leo en El País un cable de EFE: Capturado un sicario mexicano que se "deshizo" de 300 cuerpos.

El subtítulo es aún más sobrecogedor: "Santiago Meza López, uno de los 20 narcotraficantes más buscados por el FBI, disolvía los cadáveres de sus víctimas en ácido". En BBCmundo amplían ciertos detalles: "
le pagaban US$600 a la semana para disolver cualquier cadáver que le trajeran".

El poder de los carteles (o cárteles) cuesta miles de vidas cada año en México, tierra de paso. Es la primera industria del país, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos. El
especial Narcoméxico en BBCmundo muestra un país raído por el poder corruptor de la droga, dinero negro blanqueado, blanco ennegrecido por los consumidores.

La cuenta de muertos por el narco no tiene apenas cabida en las noticias de los países consumidores, principalmente Europa y los EUA. Ese goteo de sangre diario, muertes programadas por los egos que dominan las estructuras de las organizaciones mafiosas, todopoderosas.

México es un ejemplo sobredimensionado, pero no aislado. La droga ha logrado hacerse un nicho de mercado que se refleja en un estado de opinión favorable a su consumo. Los muertos no importan tanto como una buen colocón o un sábado interminable.


- o -


Bolivia: "Mil días de pesadilla informativa".



No hay comentarios: