10 de enero de 2009

«TENÍA ORDEN DE DAR PALIZAS A LOS PRESOS POLÍTICOS»

Así titula Cubaencuentro una entrevista con Abel López Pérez, en la que "cuenta cómo se convirtió en opositor pacífico, después de haber estado al servicio de la Seguridad del Estado".

Me zampo la entrevista en un santiamén, porque no conocía un testimonio tan veraz de esa otra cara del comunismo con guayabera: la represión a los opositores pacíficos. El socialismo (de la palma) real tiene un anverso de barbudos, hoces y martillos, y un reverso de miserias, necesidades y abusos que no se conoce en profundida.

"Yo no tenía idea de qué era la oposición pacífica. Me acerqué a Indamiro [Restano] y comprobé que no era ningún tipo peligroso como me decían, y no lo hice. Después de 2003, me marcaron a Jorge Olivera Castillo, de la causa de los 75, para que lo hostigara".

La entrevista sigue con más detalles y entresijos de la intrahistoria cubana de represalias internas, que algún día se contará, no al modo de la Memoria Histórica, que juzga el pasado, y la represión en Cuba, es presente, sobre todo.

Acaba la interviú con una frase casi bíblica: "Yo no tengo miedo, porque yo salí de las tinieblas a la luz. Por eso doy gracias a Dios".


En ese grupo de los 75 también se sitúa Raúl Rivero, a quien conocí en La Habana un mes antes de su llegada a España. Antes había leído alguno de sus artículos en la Revista De Cuba como aquel "Tiempo (de)tenido" que incluí en un trabajo de la universidad antes de conocerle.

En febrero de 2009 la revista bimestral De Cuba va a ser reeditada desde España con artículos y testimonios de periodistas independientes que (mal)viven en la isla. Su director ejecutivo será el poeta y periodista Raúl Rivero.

El director anterior de la publicación, y presidente de la Sociedad de Periodistas Manuel Márquez Sterling, Ricardo González Alfonso actualmente está en prisión, condenado por ejercer el periodismo libremente. Además, Reporteros sin Fronteras, recoge las quejas de su esposa, Alida Viso, que denuncia que la Seguridad del Estado priva a González Alfonso de las medicinas que necesita.

Primero la salud, la vida. Ya vendrán las crónicas y las palabras, cuando llegue la libertad. Pronto.

- o -

Coda: “La objetividad no es nada más (¡nada más!) que la posibilidad de describir los hechos con independencia de las convicciones”.

- Coño, ¿te parece poco?

- Pues lee más abajo.

Franco admiraba a Fidel Castro, según reportaje de la televisión española.

- Bueno, eso son cosas de gallegos, ya yo te dije asere.

No hay comentarios: