26 de enero de 2009

¿Y QUÉ HA FALLADO ESTA VEZ?

La Vanguardia ha abierto hoy lunes con una noticia desconsoladora:

[El ayuntamiento de] "Sant Boi tenía que reformar en el 2007 el pabellón caído".

¿Y qué ha fallado esta vez? -Se preguntaba un periodista clásico-.

Más en los subtítulos, dolorosos: "La obra no se realizó y la partida, de 1,5 millones de euros, desapareció del presupuesto; En la actualidad, se había asignado un euro para la reforma de la instalación; El alcalde defiende la solidez del edificio y niega una reforma perentoria".

¿Son estos datos comprobables? Evidentemente.

¿Pero qué ha fallado esta vez para que mueran cuatro chiquillos?

Un fragmento de El Mundo se adentra en ciertas opiniones a pie de catástrofe.

"Algunos vecinos del barrio de Camps Blancs que participaron en las tareas de rescate de los niños criticaron la «pésima» edificación de la nave bajo la que quedaron sepultados los pequeños.

El nieto de Juan Bermejo Morán se recupera de sus heridas tras poder salir «mareado y sin conocimiento» de un mar de cascotes de hormigón. «¿Por qué el tejado de uralita arrastró una pared?», se preguntaba Bermejo.


[¿Qué normativa local o autonómica ha fallado esta vez?]

Vecinos del barrio que han trabajado en la construcción, como Francisco Gómez, de 30 años, denunciaban que el edificio «no tenía hormigón ni varillas de hierro». Esta circunstancia determinó, en su opinión, que «los ladrillos de cemento cayeran enteros, sin desperfectos».

Las críticas al estado de las instalaciones contrastan con las explicaciones del alcalde de la localidad, que aseguró que éstas estaban en «perfectas condiciones»."

El gobierno local (PSC) quiere capear el temporal, siempre que llueve, escampa. ¿Responsabilidades? Ya veremos. Cuando uno está construyendo una nación no puede pararse en menudencias administrativas.

Aún hay más. En El País, el primer párrafo de la noticia incluye una mención propia del periodismo de percepciones que pasa levemente sobre la realidad.

"Estas cosas siempre las ves por la tele, pero ahora nos ha tocado a nosotros", resumía ayer José Luis Soto, vecino de la localidad.


La tragedia, conclusión trágica, supone un par de minutos en televisión. Cada atentado suicida son dos minutos de televisión, sean en Pakistán, Kabul o Sri Lanka. Dos minutos de televisión entre las declaraciones políticas domésticas y los resultados del fútbol.

¿Y qué fue lo que falló esta vez? Ya lo saben: La Generalitat admite que se puede mejorar cómo afrontar fenómenos excepcionales.

De fondo, España como problema. O como coñazo, lo mismo da. Es la insignificancia de fondo.

- o -

El santboià más conocido, Pau Gasol, expresa sus condolencias en su sitio web:

"La tragedia ocurrida este sábado en mi Sant Boi natal me ha llenado de tristeza y de dolor. Me siento muy cerca de los familiares y de los amigos de los niños fallecidos y quiero hacer llegar mi mas sentida condolencia a todos ellos".

- o -

Hoy hace 7o años... Es la hemeroteca de la Vanguardia, excelente herramienta. El pasado sábado hubo otra mirada histórica.

2 comentarios:

London dijo...

Sabes que leo tu blog antes que las noticias?? casi que me mola más. enhorabuena

London dijo...

Sabes que leo tu blog antes que las noticias?? casi que me mola más. enhorabuena