1 de diciembre de 2009

QUINTILLAS QUINTUPLICADAS

Esta tarde estuve disfrutando de la poesía vitalista del archiconocido poeta puertorriqueño, Gustavo Adolfo Guaynabo. Aquí la comparto, que la disfruten.

Basadas en acontecimientos sucedidos
en la costa oriental de Arecibo.


Oh, gran zorrón laureado,
Oh, triunfante zorrón,
Por un tío encarajotado,
Todo lo dejaste de lado:
era un gallego cabrón.

En los versos de Zorrilla,
dicho sin indirectas,
se habla de una cotilla
que se la quiere dar de pilla,
gilipollas y abyecta.

Ahora haré yo las veces,
De fino criticón brutal:
Aquellos lloros, puras heces,
Sin dignidad, pues careces
De lo que se tiene por normal.

Entre tu sandia caterva,
está tu amiga “chilena”,
La que vende maría yerba,
Y además se cree una Minerva,
¡Y mira que es tonta la nena!

Nunca -dice- tiene un duro,
Hace un teatro sin disimulo,
¡Y la invita algún inmaduro!
Dicen que ahora tiene un laburo;
Pues que le den mucho por…
[Este verso anulo]

Para tirarse a un tal Rizzo,
Se fue presta a la Argentina,
El tipo, con aliento a chorizo,
Feo, morocho y cacarizo,
Se la pasó por la guillotina.

Y no me olvido de la tercera,
Vaya tía fea, qué espanto,
Hay días que da dentera,
La ves y cambias de acera,
Es horrible hasta de canto.

Mira que os diga, “chochos”,
Cuando vayáis en la Vogue,
Perdonad este verso sancocho,
Y perdonad tambiénlo jarocho:
Irse allí a mamarla, con azogue.

Ahora me toca motejaros:
¡Mira las de ‘Rebelde güey’!
Muy güeis del Paraguay;
Mis mensajes son muy claros,
Para vuestro cerebro de bonsái.

Y me despido con mucho malage:
Que si otra vez lo intentas,
Sí, realizarme un chantaje,
“Me se” pone la vena salvaje,
Recordando las Tres Portentas.

No hay comentarios: