19 de abril de 2010

NO MÁS IVA, PÁSALO

Si no te gusta pagar más IVA para pagarle los vicios ideológicos a nuestro querido presidente Rodríguez, entra en esta web, rebélate y ejerce tu derecho pataleo, ese deporte tan español. Vamos, que si te mola lo firmes.

- o -

Me explicaré mejor con el sucedido de esta mañana: a las ocho o'clock estaba en la puerta de un hospital de Granada para acercar a un familiar que iba a recibir una operación quirúrgica. Iba. Después de una hora de espera, de un rato dedicado al rasuramiento de la pierna del cliente, cuando el anestesista ha tenía los guantes preparados y la puntería dispuesta, le dicen las enfermeras a este familiar mío que no hay operación, que no, que no ha venido el médico no saben por qué pero que no ha venido y que la operación se queda aplazada hasta nueva orden, que será a principios de mayo en principio.

El doctor susodicho opera solamente dos días en semana con la Seguridad Social. En la privada no sabemos, pero sí sabemos que a aquellos pacientes que puedan tener una urgencia especial -vean el vídeo más abajo, carajo- este doctor los recibe cariñosamente en su despacho de su casa-palacio con grandes títulos colgados y muebles güenos y carísimos.

Pensando en ese adagio popular de "pleitos tengas y los ganes", he pensado comunicarle a mi familiar las opciones que hay después de esta demora; a elegir:

1) Esperar: el SAS cita para hacerse una mamografía a una mujer que lleva ocho años muerta.

2) Esperar un poco más (referido a los herederos): El SAS paga 105.000 euros a la familia de un joven que murió por error.

3) Ponerse comprensivos porque están tiesos, tiesos del gracias a los chaves y griñanes: La deuda del SAS asciende ya a casi 650 millones, situándose la demora en sus pagos en 367 días de media.

Como ninguna de las tres opciones creo que es mejor escuchar esta chirigota acocodrilada y caletera.




Ahora, pongan un semblante serio y lean la página del SAS donde informa de forma muy clarita de los tiempos de respuesta asistencial y listas de espera.

Clarita es, pero no se cumple. Y da gracias a Dios que esto no haya pasado en cierta región de España, Catalonia, donde hay que sacarse afueraparte la Tarjeta Sanitaria Europea porque no vale la de la Seguridad Social como tal.

¿La solución a todo esto? Suecia, ay, Suecia. Por estas cosas y por el IKEA, por sus muebles y sus albóndigas.

No hay comentarios: