1 de octubre de 2006

UN CANILLITA DE LOS GUANDULES


Canillita es el nombre que le dan a los niños de la calle en Santo Domingo, esos niños que se pueden encontrar en las calles de los arrabales capitaleños, en las esquinas, en los mercados, pidiendo un peso, o dos, o tres. Cambiaron la escuela por la calle, para convertirse en limpiabotas, en chiriperos, vendedores de limoncillos, los libros quedan lejos y esos niños comienzan a aprender a ganarse la vida desde la una infancia quebrada por las circunstancias sociales de esa parte de la Quisqueya que no aparece en los brochures turísticos.

A ese niño lo descubrí una mañana de julio de 2006, en el barrio de los Guandules, distrito norte de Santo Domingo, sin camiseta, con una mirada amarga entre los puestos de venta de un mercado de subsistencia que llena los ojos del visitante con frutas exhuberantes y olores de pobreza.

- ¡Guineo a peso, guineo a peso!




1 comentario:

Agus dijo...

La verdad, somos muy parecidos tú y yo, solo que tú has podido viajar muchísimo más que yo.

Al niño no lo veo triste.
Ese niño me transmite una seguridad propia de un adulto... y eso es lo triste.