6 de diciembre de 2007

LA BARBA, DE J.J. MILLÁS

De entre las expresiones relacionadas con el pronóstico del tiempo, quizá la más neutral sea aquella que dice "cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones". Hay que tener mucha cabeza para mojarse tan poco. Si uno encontrara una fórmula semejante para moverse por la vida, sería aceptado en todos los colegios profesionales, en todos los partidos políticos, en todos los cenáculos. Y hay gente que lo consigue. Hay personas a las que les preguntan si creen en Dios y responden que cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones, lo que agrada por igual a todas las confesiones religiosas. Y si se trata de opinar sobre la actualidad, disponemos de un ejército de contribuyentes partidarios de los cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones.

Hablamos de religión o de política por no hablar de la crítica de arte, de las células madre, o del dinitrotolueno. Pienso en una vida así, en una vida de cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones, una vida en la que los gustos propios o las ideas personales estuvieran siempre al resguardo del paraguas plegable. Es posible que, pese a la radicalización aparente de la vida política española, en donde de verdad estemos instalados sea en una situación ideológica de cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones. Tal es lo que señalan ahora mismo las encuestas, donde las diferencias entre los partidos permanecen estables. Algunas tertulias radiofónicas escupen Goma 2 cada mañana, invitando a echarse al monte, pero cuando demoscopia llama a su puerta, los oyentes responden que sí, que bueno, que cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones.

Este hallazgo verbal es una variante del "Si sale con barba, San José y, si no, la Purísima", por cuyo significado me preguntaba hace poco el hijo de un vecino. Cuando se lo expliqué, le pareció extraño que un escultor confiara en exclusiva la identidad sexual de sus estatuas a la barba, de modo que intentó sonsacarme una información sobre la vida que no me correspondía a mí darle. Dudé unos instantes. Luego, coloqué mi mano sobre su hombro y le dije: Amigo, créeme, cielos parcialmente nubosos con posibilidad de precipitaciones.

JUAN JOSÉ MILLÁS, en El País, 16 de febrero de 2007.

- o -

Me costó encontrarlo pero la hemeroteca de El País es ancha en sus beneficios para los curiosos. Millás es un maestro, siempre se encuentra en los laberintos de la introspección psicológica, o se da con cierto cinismo disimulado al análisis de las convenciones cotidianas. A veces, como en este artículo, echa manos de ese aforismo ibérico de rancio abolengo:

"Si sale con barba, San Antón y, si no, la Purísima Concepción".

Millás es un gran escritor, planetario, pero mejor no confiarse:

"Ha habido más Papas que figuras del toreo".

4 comentarios:

Patón dijo...

Muy bueno, lo de la frase más neutra de la historia. Hasta hace poco, el tiempo era el tema de conversación "blanco" por excelencia. Ahora, con lo del cambio climático y San Gore, ni del tiempo podemos hablar, sin miedo a montar un pollo dialéctico...

FranciscoJ dijo...

El movimiento de este Alberto Gore lo llama CArlos Herrera, ironía fina, la secta de "los algorelianos del último calentamiento", que suena a visitadores bíblicos que nos salvarán del fin del mundo (climático).

Un cordial saludo
Paco

Onironauta dijo...

Saludos Francisco, muchas gracias por tus palabras.

Si ud. o bien si conoce a alguien que esté interesado en participar puede pasar mi contacto o bien el blog del documental.

Damián.

Jara dijo...

Gracias por pasarte por mi humilde "casa", que por cierto tengo bastante descuidada. He estado leyendo un rato tu blog y me ha parecido muy interesante. Aunque tienes algún vídeo colgado en el que salen unas gaviotas algo sospechosas jajaja. Un saludo